Efecto financiero de la jubilacion | Beneficios postjubilación del empleado

Los empresarios a menudo proporcionan beneficios a los empleados después que éstos se jubilan. Estos beneficios postjubilación adoptan dos formas:

1) Beneficios de pensión, cuando el empresario le promete beneficios monetarios al empleado después de la jubilación, y

2) Otros beneficios laborales postjubilación (OPEB, other postretirement employee benefits), cuando el empresario proporciona otros beneficios (por lo común no monetarias) después de la jubilación, principalmente seguros para el cuidado de la salud y médico.

Los dos tipos de beneficios plantean retos en teoría similares para la contabilidad y el análisis. Los estándares contables actuales requieren que los costos de proporcionar beneficios posteriores a la jubilación se reconozcan cuando el empleado está en servicio activo, no cuando los beneficios se pagan realmente.

El valor presente estimado de los beneficios acumulados se manifiesta como un pasivo para el empresario. Debido a la incertidumbre concerniente a la oportunidad y la magnitud de estos beneficios, es necesario estimar los costos (y el pasivo) posteriores a la jubilación basándose en suposiciones actuariales concernientes a expectativa de vida, rotación de empleados, compensación, costos del cuidado de la salud, tasas de rendimiento esperadas y tasas de interés.

Las pensiones y otras compensaciones posteriores a la jubilación constituyen una parte importante del pasivo de muchas compañías. Además, las pensiones constituyen una gran parte de los ahorros y las inversiones de la economía.

1) Beneficios de pensión

La contabilidad de las pensiones requiere el entendimiento de los aspectos económicos en que se sustentan las operaciones y los resultados de las pensiones. En consecuencia, primero se examinan la naturaleza de las operaciones y los resultados de las pensiones, antes de hablar de los requerimientos de la contabilidad de las pensiones.

2) Naturaleza de las obligaciones de pensión

Los compromisos de pensión de las compañías se formalizan por medio de planes de pensión. Un plan de pensión es un acuerdo del empresario para proporcionarle beneficios de pensión al empleado, e incluye tres entidades: el empresario, que contribuye al plan; el empleado, que obtiene los beneficios; y el fondo de pensión. El fondo de pensión es independiente del empresario y lo administran los fiduciarios. El fondo de pensión recibe contribuciones, las invierte en una forma apropiada y distribuye los beneficios de pensión entre los empleados.
Los planes de pensión especifican con precisión los beneficios y los derechos, así como las responsabilidades del empresario y del empleado. Los planes de pensión se pueden dividir en dos categorías básicas. Los planes de beneficios definidos especifican la cantidad de beneficios de pensión que el empresario promete proporcionarles a los jubilados. Conforme a los planes de beneficios definidos, el empresario corre el riesgo del desempeño del fondo de pensión.

Los planes de contribución definida especifican la cantidad de contribuciones de pensión que hace el empresario al plan de pensión. En este caso, la cantidad real de los beneficios de pensión para los jubilados depende del desempeño del fondo de pensión. Conforme a los planes de contribución definida, el empleado corre el riesgo del desempeño del fondo de pensión.

En ambos planes, los beneficios por lo común se determinan mediante una fórmula vinculada con el salario del empleado. Los planes de contribución definida obligan al empresario a pagar de inmediato alguna porción fija de la compensación actual del empleado, mientras que los planes de beneficios definidos requieren que el empresario le pague periódicamente al empleado una suma predeterminada de dinero después de la jubilación, hasta el fallecimiento del empleado.

Los pagos de pensión también se ven afectados por las provisiones de adquisición de derechos. La adquisición de derechos es el derecho de un empleado a los beneficios de jubilación sin importar si el empleado sigue o no con la compañía. Este derecho por lo común se confiere después de que el empleado ha prestado servicios con el empresario durante cierto periodo mínimo especificado.

Una vez que se determina la obligación de la pensión, el fondeo del gasto se convierte en una decisión administrativa en el caso de los planes de beneficios definidos que es afectada por consideraciones legales y fiscales. La ley impositiva especifica requerimientos mínimos de fondeo para garantizar la seguridad de los beneficios de los empleados. También hay limitaciones de deducción de impuestos para los planes de pensión demasiado fondeados. De igual manera, existen requerimientos mínimos de fondeo conforme a la Ley de Seguridad del Ingreso por Jubilación para los Empleados (ERISA, Employee Retirement Income Security Act). Una compañía tiene la opción de fondear el plan de manera exacta (proporcionándole al fiduciario activos iguales a la obligación de pensión), o puede fondear el plan con una cantidad mayor o menor de lo requerido.

Estos planes entrañan inversiones actuales del empresario para los futuros pagos de beneficios al empleado. Los retos para la contabilidad son estimar la obligación del plan de pensión del empresario y determinar el gasto de pensión (costo) para el periodo, que es diferente del fondeo (las contribuciones reales hechas) del empresario. Para este propósito, los contadores se basan en suposiciones hechas por especialistas conocidos como actuarios.

3) Requerimientos de la contabilidad de pensiones

La estructura de la contabilidad de pensiones se especifica en las SFAS 87 (nota, las SFAS 132 alteran los requerimientos de revelación de pensiones, pero dejan la estructura intacta). El punto central de las SFAS 87 es obtener una medida estable y permanente del gasto de pensión. 

Por consiguiente, este estándar ajusta el gasto de pensión declarado al demorar el reconocimiento de los efectos económicos. Este ajuste logra su propósito de reducir la volatilidad en el gasto de pensión declarado (y en el ingreso manifestado). Sin embargo, el ajuste es capaz de distorsionar el análisis de la realidad económica implícita de las pensiones, en particular en lo referente al balance.

a) Costo de pensión registrado

Las obligaciones de pensión (y el activo) a menudo son una parte importante del pasivo (y el activo) de una compañía. Debido a que son el valor presente de los pagos esperados a los jubilados, la cantidad de las obligaciones de pensión asentada en el balance es sensible a los cambios en las suposiciones actuariales (inflación esperada de salarios y la tasa de descuento) y a las reglas del plan (la cantidad de beneficios pagados a los jubilados). El valor de los activos del plan, a su vez, está sujeto a las fluctuaciones del mercado.

Recuerde la ecuación contable, Activo = Pasivo + Capital. A medida que fluctúan el activo y el pasivo, también fluctúa el capital, y esos cambios en el capital por lo común implican fluctuaciones en el ingreso (ganancias retenidas). Debido a que las fluctuaciones del activo y el pasivo relacionadas con las pensiones a menudo son grandes, las fluctuaciones resultantes en el ingreso podrían ser muy grandes. Esta volatilidad potencial del ingreso era una de las preocupaciones de las compañías y, como resultado, cabildearon para que el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB, Financial Accounting Standards Board) considerara algunas medidas para nivelar esos efectos.

El estándar contable final relacionado con las pensiones prescribió un proceso de nivelación para tratar con las preocupaciones planteadas por las compañías. Este proceso de ajuste implica diferir (no reconocer) cierto ingreso y gasto económicos y después amortizarlos a lo largo del periodo de servicio esperado del empleado. El resultado es que ciertos ingresos y gastos esperados relacionados con la pensión no se reconocen en el estado de resultados, y que cierto activo y cierto pasivo relacionados con la pensión no se reconocen en el balance. Esta acción elimina la volatilidad tanto del estado de resultados como del balance, el principal objetivo del estándar contable de la pensión.

b) Aplazamiento y amortización

I) Rendimiento esperado sobre los activos del plan.

Aunque los mercados de capital son volátiles a corto plazo, los rendimientos a largo plazo son más predecibles. Puesto que los planes de pensión invierten a largo plazo, sólo se utiliza el rendimiento esperado (en vez del real) sobre los activos del plan en el cálculo del gasto de pensión.

La utilización del rendimiento real haría que las ganancias fueran más volátiles. Por consiguiente, las ganancias o las pérdidas de la diferencia entre los rendimientos esperados y reales se difieren y se amortizan para reducir esta volatilidad. Como se explica a continuación, cuando las ganancias o las pérdidas diferidas sobre los activos del plan se vuelven grandes, se amortizan a lo largo de un periodo apropiado y se incluyen en costo de pensión declarado.

El rendimiento esperado sobre los activos del plan se calcula multiplicando la tasa de rendimiento a largo plazo esperada sobre los activos del plan por el valor relacionado con el mercado de los activos del plan a principios del periodo. El fiduciario de la pensión estima la tasa de rendimiento a largo plazo sobre los activos del plan.

II) La postergación y la amortización de las ganancias y pérdidas netas

Resultan del reconocimiento demorado de las desviaciones con respecto a las expectativas tanto para las obligaciones de pensión como para los activos de la pensión. Las ganancias y pérdidas netas consisten en 1) la diferencia entre el rendimiento real y el rendimiento esperado sobre los activos del plan, y 2) las ganancias y pérdidas actuariales. La contabilidad de las pensiones especifica tanto un valor mínimo como un método sistemático de amortización de las ganancias y pérdidas netas no reconocidas. Un enfoque de corredor protege a las ganancias y pérdidas no reconocidas que caen dentro de un corredor de amortización requerida.

Este corredor es la cantidad más grande entre 10% del valor de los activos del plan y 10% de la obligación de pensión (PBO, projected benefit obligation, obligación proyectada de la prestación) a principios del año. Esto significa que sólo el exceso de ganancias y pérdidas no reconocidas mayor de 10% de los activos del plan o de la PBO, lo que sea más grande, se amortiza a lo largo del periodo de servicio de los empleados que participan en el plan. El corredor de 10% se aplica cada año sobre la postergación acumulativa neta (es decir, postergación acumulativa menos amortización acumulativa).

III) La postergación y la amortización del costo previo del servicio

Demoran el reconocimiento de los efectos del costo previo de servicio (los beneficios retroactivos que se otorgan a los empleados) sobre el costo de pensión manifestado. La contabilidad de pensiones no requiere un reconocimiento inmediato de los costos de los beneficios retroactivos otorgados.

Sin embargo, estos costos sí incrementan la PBO y se reconocen como gasto durante el periodo de empleo restante de los empleados existentes en el plan. El reconocimiento diferido permite que esos costos de los beneficios retroactivos se midan con los futuros beneficios económicos que se espera lograr del otorgamiento. La amortización se basa en el futuro periodo de servicio de los empleados y se aplica sobre una base en línea recta.

c) Estado manifestado en el balance

En correspondencia con la postergación de ciertos costos relacionados con la pensión existe el requerimiento de que ciertos activos y pasivos de pensión no se reconozcan en el balance. En vez de ello, sólo se expresan en las notas al pie de página.

Además, el activo y el pasivo de pensión reconocidos se compensan y sólo se reconoce la posición neta como un activo neto (con fondos en exceso) o un pasivo neto (con fondos insuficientes). Por consiguiente, el balance es engañoso acerca del estado económico real del plan de pensión.

La contabilidad de pensiones requiere el reconocimiento de un pasivo de pensión adicional cuando el plan de pensión tiene un exceso de fondos insuficientes. Este pasivo se conoce como pasivo de pensión mínimo. El pasivo adicional se asienta en el balance como un pasivo y el componente otros ingresos integrales (OCI, other comprehensive income) del capital por lo común se reduce en una cantidad igual.
DEJANOS UN COMENTARIO ()