Centralización y descentralización de autoridad | Delegar entre personas

Una empresa en la que la autoridad se concentra en una o pocas personas, es una organización centralizada.


Una organización en la situación opuesta, en la que el poder de decisión está distribuido, es descentralizada. La autoridad es descentralizada cuando los ocupantes de determinados cargos transfieren o delegan parte de sus atribuciones y autoridad a los ocupantes de otros cargos.

Delegar es transferir problemas a otra persona para que los resuelva; la delegación puede abarcar sólo tareas específicas o un conjunto de tareas.
[post_ad]

Delegación entre personas

La delegación puede hacerse de una persona a otra, con transferencia de poder de decisión hacia la ejecución de tareas específicas. Cuantas más tareas y mayor poder de decisión se transfieran a una persona, más autonomía tendrá ésta. La delegación permite que un administrador supervise a más individuos.

Descentralización

A escala más amplia, la delegación de atribuciones y de autoridad se realiza entre cargos y departamentos, y no de una persona a otra. Por ejemplo, una empresa grande elimina a sus gerentes intermedios y transfiere atribuciones y autoridad de los mismos a grupos autodirigidos. La descentralización entre departamentos altera la división del trabajo entre los cargos y departamentos. A causa de ello, es más duradera y tiene más alcance que la delegación entre personas.
[post_ad2]
No debe confundirse la descentralización de autoridad con la descentralización de actividades o la dispersión geográfica de las operaciones. Las grandes organizaciones, que tienen operaciones en muchos lugares, acostumbran tener actividades descentralizadas.

Por ejemplo, muchas empresas multinacionales que operan en otros países, en ellos tienen actividades de producción, ventas y finanzas descentralizadas geográficamente. Con frecuencia, las subsidiarias locales tienen el poder de tomar decisiones sobre productos, precios, promociones, etcétera.
[post_ad3]
DEJANOS UN COMENTARIO ()