Cual es el mejor estilo de liderazgo | Estilos contemporaneos de liderazgo

Los términos autocracia y democracia se emplean para definir dos estilos básicos de liderazgo. El estilo puede ser autocrático o democrático, dependiendo de la manera en que el líder se relacione con los seguidores.

Desde la Antigüedad clásica son reconocidos estos estilos y sus disfunciones: el exceso de democracia (la demagogia, que consistía en buscar la popularidad con los gobernados) y la tiranía (el abuso de la autoridad). A lo largo de los siglos el concepto no ha cambiado. Sin embargo, ahora hay otros nombres para las mismas ideas.

Estilos contemporáneos de liderazgo

1) LIDERAZGO ORIENTADO A LA TAREA

La autocracia, el liderazgo directivo y el liderazgo orientado a la tarea son los nombres más comunes para indicar los estilos en los que el poder de tomar decisiones se concentra en el líder. Un líder autocrático:

• Toma decisiones sin consultar a su equipo.
• Se preocupa mucho más por la tarea que por el grupo que la ejecuta.
• Centra su atención en el desempeño del empleado o grupo, haciendo énfasis en el cumplimiento de plazos, estándares de calidad y economía de costos.
• Insiste en la necesidad de cumplir las metas.
• Insiste en la necesidad de superar a la competencia, a un rival dentro de la misma organización o el desempeño anterior.
• Define con precisión las responsabilidades individuales y designa tareas específicas para personas específicas.
• Hace énfasis en la cobranza y la evaluación del desempeño de sus empleados.
• Mantiene la distancia de sus empleados en su equipo.

2) LIDERAZGO ORIENTADO A LAS PERSONAS

Democracia, liderazgo participativo y liderazgo orientado a las personas son nombres que indican algún grado de participación de los empleados en el poder o en las decisiones del jefe. Cuanta mayor influencia reciben las decisiones del líder por parte del grupo, más democrático es el comportamiento del líder. Un líder democrático:

• Considera que debe crear un clima en el que las personas se sientan cómodas.
• Centra su atención en el propio funcionario o en el grupo, haciendo énfasis en las relaciones humanas y en el desarrollo de la capacidad de trabajar en equipo.
• Pide opiniones o sugerencias de decisiones, escucha, presta atención y utiliza las ideas del grupo.
• Dedica una parte significativa de su tiempo a la orientación de los integrantes de su equipo.
• Es amigable.
• Apoya y defiende a los funcionarios.
• Insiste con los integrantes de su equipo para que acepten responsabilidades y tomen la iniciativa de resolver problemas.


La regla del liderazgo
Autocracia (o liderazgo orientado a la tarea) y democracia (o liderazgo orientado a las personas) son dos estilos básicos, que se dividen en otros. Esa idea de que los estilos básicos pueden variar hacia más o hacia menos, y dividirse en otros, también es antigua. Tannenbaum y Schmidt desarrollaron la idea de una escala o regla de los estilos de liderazgo para explicar cómo ocurre éste. En dicha regla, la autoridad del gerente y la autonomía de los seguidores se combinan. Conforme la autoridad del gerente aumenta, la autonomía de los seguidores disminuye. El grado de autocracia aumenta. Cuando sucede lo contrario, el grado de democracia aumenta.

LIDERAZGO BIDIMENSIONAL

¿Puede el líder orientarse a personas y a tareas al mismo tiempo? La respuesta es sí. Las ideas más avanzadas con respecto al liderazgo reconocen que los dos estilos no son mutuamente excluyentes ni las ideas están en conflicto: es decir, que si usted tiene un estilo no puede tener otro. Nada de eso. Todos pueden combinar diversos grados de autocracia y democracia al lidiar con empleados y equipos. El estilo orientado a la tarea y el estilo orientado a las personas no son puntos opuestos de una misma regla, sino dos reglas que se combinan y forman los límites de un territorio. Esa idea permite identificar no dos, sino por lo menos cuatro estilos básicos de liderazgo. De acuerdo con esta idea, el líder puede poner mucho o poco énfasis en la tarea y, al mismo tiempo, mucho o poco énfasis en las personas.

Uno de los modelos más populares que intentan explicar el liderazgo, y que se basa en la combinación de los dos estilos, es la rejilla gerencial de Blake y Mouton, autores que proponen cinco estilos. La rejilla atribuye valores a los estilos.

I. Líder-tarea, orientado a la producción
II. Líder-personas, orientado a las personas
III. Líder negligente, que no se preocupa por las tareas ni por las personas
IV. Líder-equipo, orientado simultáneamente a las personas y tareas.
V. Líder “término medio”, se preocupa medianamente por los resultados y las personas.

¿CUÁL ES EL MEJOR ESTILO DE LIDERAZGO?

La eficacia del estilo de liderazgo está avalada por el desempeño de la tarea y la satisfacción del seguidor. Si el seguidor se muestra satisfecho y, al mismo tiempo, presenta un buen desempeño, el estilo es eficaz. ¿Cuál estilo es capaz de producir ese efecto? De acuerdo con Blake y Mouton, el estilo será mejor cuanto más se aproxime a la posibilidad “9.9”, o cuanto más el comportamiento del líder es el de un gerente de equipo.

Tras haber alcanzado una gran repercusión, el modelo de Blake y Mouton fue criticado por proponer un comportamiento que funcionaría bien en cualquier situación. No hay un estilo que sea más eficaz que otros, cualquiera que sea la situación, decían los críticos. La idea de que la eficacia del estilo está condicionada por la situación dio como resultado el desarrollo de diversas teorías del liderazgo situacional.
DEJANOS UN COMENTARIO ()