Desafíos y desarrollo de los equipos de trabajo | Cohesión excesiva y Conformidad

Las virtudes, o características deseables de los grupos, se confrontan con las dificultades que siempre presentan. Un equipo sin aspectos negativos es obra de la ficción. Quien haya participado en cualquier trabajo de grupo tiene experiencias buenas y malas que recordar. Si se rebasan determinados límites o no se llega a ellos, las características positivas se transforman en defectos que cualquier grupo debe evitar, y a ésos se les suman otros.

Problemas cruciales en un Equipo de Trabajo

Cohesión Excesiva

Todo grupo social está sujeto al problema del exceso de cohesión. La cohesión excesiva convierte al grupo en refractario de ideas externas, que no forman parte de su pequeño universo interior. Un grupo está condenado al aislamiento y a la degeneración cuando rechaza ideas ajenas, simplemente porque no se inventaron dentro del propio grupo y, por lo tanto, no tienen validez. La cohesión excesiva puede ocurrir porque el grupo cree en la verdad y superioridad de sus creencias, o de alguna de sus características. Los integrantes se juzgan como intrínsecamente correctos o superiores y, de manera simultánea, juzgan como intrínsecamente equivocados o inferiores a los integrantes de otros grupos, vendiéndose como el centro del universo. Los conflictos, el localismo, la intolerancia religiosa y racial y todos los tipos de preconceptos se originan en ese proceso social.

Conformidad Social

La conformidad social es el proceso por el cual una persona del grupo tiende a estar de acuerdo con una propuesta cuando percibe que los demás ya lo han hecho. La conformidad social transfiere la decisión individual hacia la “sabiduría del grupo”. Si otros ya decidieron de determinada manera, eso es lo correcto. Así, la conformidad social anula el juicio crítico. Este recurso se utiliza como estrategia para ganar adhesiones, una por una. Es posible hacerle creer a una persona que los demás ya llegaron a un acuerdo e invitarla a estar de acuerdo también.


DESARROLLO DE EQUIPOS

El desarrollo de equipos es un proceso de perfeccionamiento de las competencias de los integrantes de un grupo, con la finalidad de convertirlos en un grupo de alto rendimiento. Es un proceso continuo, que puede ser necesario enfatizar en determinados momentos. En ocasiones, un equipo se forma sin que sus integrantes se conozcan. Otras veces, las personas se conocen, pero nunca han trabajado juntas. 

Ésas son algunas de las situaciones que pueden justificar una intervención deliberada del desarrollo de equipos.

Algunas técnicas de desarrollo de equipos se derivan directamente de los factores críticos de desempeño: definir objetivos, organizar el grupo, crear desafíos, evitar la cohesión excesiva y la conformidad social. A continuación se analizan otras técnicas que un gerente y el propio equipo pueden considerar:

• Promover el conocimiento mutuo. La primera preocupación de las personas reclutadas en un nuevo equipo es conocer a los colegas. Por lo tanto, el líder de un equipo recién formado debe ayudar a los integrantes a conocerse.

• Crear una identidad para el grupo. Los uniformes, los distintivos, el escudo de armas y el logotipo de la universidad en el cuaderno o en la camiseta indican que el portador valora el formar parte de una comunidad. Ponerle un nombre al grupo, derivado en general del nombre del producto o actividad en la cual está trabajando, contribuye a fortalecer la identidad. El nombre de la actividad y otros símbolos pueden usarse para crear una identidad visual. Fotos, logotipos e imágenes pueden colocarse en papel, sobres, carpetas y otros documentos que utilice el grupo.

• Instituir normas de alto desempeño. Cualquier nivel de desempeño depende de las normas sociales creadas por los propios integrantes del grupo. Por medio de un proceso de acuerdos, los integrantes establecen cuáles son los patrones correctos de calidad, cantidad y ética.

• Establecer procesos selectivos rígidos. Un grupo de alto rendimiento tiene procesos selectivos rígidos, que sólo permiten la entrada de personas cuyo potencial de ofrecer una contribución significativa está comprobado. Los patrones rígidos de admisión dejan ver a los interesados que es difícil entrar y formar parte del grupo y que se valora a sus participantes.

• Ofrecer capacitación continua. La capacitación, en sus diversas modalidades, es la estrategia para desarrollar competencias básicas. Otras competencias se desarrollan por medio de la experiencia. Una combinación de capacitación y aprendizaje con la propia experiencia es lo ideal para desarrollar todas las competencias necesarias para el alto desempeño del grupo.

• Ofrecer recompensas por el desempeño. Los integrantes de un grupo deben recibir una recompensa por su desempeño como grupo.

• Crear un clima de apertura intelectual y crítica. Estimular la creatividad, abandonar las concepciones sin fundamento, cuestionar las premisas, evitar la jerarquía y el juicio crítico son formas de crear un clima de apertura intelectual. También es productivo hacer a un lado la dictadura de las reglas rígidas y permitir que las ideas circulen con libertad.
DEJANOS UN COMENTARIO ()