Medición del ingreso contable - Clasificacion del ingreso alternativo

En este articulo desarrollaremos la medición del ingreso contable cuyos componentes son dos los ingresos y los gastos, además la clasificación y medidas del ingreso alternativo la cual es ingreso es importante en el análisis, el ingreso se puede clasificar a lo largo de dos dimensiones principales: de operación comparado con el ajeno a las operaciones y recurrente comparado con el no recurrente.

1) Medición del ingreso contable

Los ingresos (y ganancias) y los gastos (y pérdidas) son los dos componentes principales del ingreso contable. En esta sección se examinan estos dos componentes.

a) Ingresos y ganancias

Los ingresos son flujos de entrada ganados y flujos de entrada ganados esperados provenientes de las continuas actividades comerciales de una compañía. Incluyen flujos de entrada de efectivo, como ventas en efectivo, y flujos de entrada de efectivo esperados, como ventas a crédito. Las ganancias son flujos de entradas ganados o flujos de entrada esperados provenientes de operaciones y sucesos no relacionados con las actividades comerciales continuas de una compañía.

La distinción entre ingresos y ganancias se basa en las actividades de negocios continuas que producen ingresos. Es de esperar que los ingresos persistan indefinidamente en el caso de una empresa en marcha. En contraste, las ganancias (utilidades) no son recurrentes. Esta distinción es importante para el análisis, particularmente cuando se determina el ingreso sustentable.
Los métodos de reconocimiento del ingreso afectan notablemente el ingreso registrado. El reconocimiento del ingreso se está volviendo cada vez más complejo, debido a que cada vez está más vinculado con la actividad del comercio electrónico. De igual manera, constituye un área con una guía mínima por parte de los estándares contables, lo que da la oportunidad de administrar de las utilidades. En consecuencia, el análisis de las prácticas de reconocimiento del ingreso es crucial en el análisis de los estados financieros. Por esta razón, se dedica una sección al reconocimiento del ingreso más adelante en este capítulo.

b) Gastos y pérdidas

Los gastos son flujos de salida, flujos de salida esperados, o asignaciones de flujos de salida de efectivo pasados que se originan de las operaciones comerciales continuas de una compañía. Las pérdidas son disminuciones en los activos netos de una compañía provenientes de las operaciones periféricas o incidentales de una compañía. La contabilidad de gastos y pérdidas a menudo incluye la evaluación de la cantidad y el momento de la asignación a los periodos de registro. El momento es cuestión de cuándo se incurre en ellos, a menudo basándose en una correspondencia con los ingresos generados.

Otro aspecto importante es el del diferimiento o aplazamiento de los costos (o asignación a múltiples periodos). Los contadores capitalizan los costos cuyos beneficios se realizan a lo largo de muchos periodos. Estos costos se asignan sistemáticamente a futuros periodos. En contraste, se incurre en muchos costos en el mismo periodo en que se reconocen.

2) Clasificaciones y medidas del ingreso alternativo

La clasificación apropiada del ingreso es importante en el análisis. El ingreso se puede clasificar a lo largo de dos dimensiones principales:

a) de operación comparado con el ajeno a las operaciones y
b) recurrente comparado con el no recurrente.

Muchas veces estas dos dimensiones de la clasificación se utilizan con el mismo significado. Por ejemplo, algunos analistas (e incluso algunas compañías) se refieren a una medida del ingreso que excluye todas las partidas no recurrentes como ingreso de las operaciones. Aunque podría ser cierto que la mayoría de los componentes del ingreso de operación tiende a ser recurrente, debe entenderse que estas dos clasificaciones son diferentes, tanto en naturaleza como en propósito.

Por ejemplo, una partida no recurrente, como una pérdida del inventario a causa de un incendio, es una pérdida de operación. De manera similar, una partida ajena a las operaciones, como el ingreso por intereses, podría ser de naturaleza recurrente. La clasificación del ingreso como de operación comparada con el ajeno a las operaciones depende principalmente de la fuente del ingreso o del gasto; es decir, de si proviene de las operaciones continuas de la compañía, o de las actividades de operación de valores o de financiamiento.

La clasificación de recurrente en comparación con la de no recurrente depende principalmente de la conducta del ingreso o del gasto; es decir, de si se espera que persista, o es un suceso de una sola vez. Para un analista, es importante comprender las diferencias entre estas clasificaciones alternativas.

a) Ingreso recurrente y no recurrente

La importancia de clasificar los componentes del ingreso como recurrentes o no recurrentes es el resultado de la necesidad de determinar los componentes permanentes y transitorios del ingreso.

I) Medidas alternativas del ingreso contable:

Los estados de resultados por lo común asientan tres medidas alternativas del ingreso: 1) utilidad neta, 2) ingreso integral y 3) ingreso continuo.

La utilidad neta
Se considera como la medida base del ingreso libre. En realidad, no lo es. Los Principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP) permiten varios ajustes directos al capital, llamadas partidas del superávit sucio (dirty surplus), que pasan por alto el estado de resultados. La norma SFAS 130 trata de remediar este problema con una medida alternativa del ingreso, llamada ingreso integral.

El ingreso integral
Refleja casi todos los cambios en el capital, con excepción de las actividades del propietario (como dividendos y emisiones de acciones). Lo anterior supone que el ingreso integral es la medida base del ingreso y es el apoderado del contador para el ingreso económico. Por desgracia, a las compañías se les permite asentar el ingreso integral en el estado de cambios en el capital, en vez del estado de resultados.

El ingreso integral difiere de la utilidad neta en el sentido de que refleja algunos ajustes por conversión de divisas de las ganancias y pérdidas por posesión no percibidas, así como ajustes mínimos de la obligación de pensión (los no registrados son ganancias y pérdidas por instrumentos derivados que también afectan al ingreso integral).

El ingreso continuo
Los contadores también registran una medida intermedia del ingreso, llamada ingreso continuo. El ingreso continuo es una medida que excluye las partidas extraordinarias, los efectos acumulativos de los cambios contables y los efectos de las operaciones discontinuas. Por esta razón, el ingreso continuo a menudo se conoce como ingreso antes de partidas extraordinarias, ingreso antes de operaciones discontinuas, ingreso antes del efecto acumulativo del cambio contable, o cualquier combinación apropiada. Las compañías sin estos componentes no necesitan registrar el ingreso continuo.

Muchos analistas calculan otra medida del ingreso a la que se le denomina ingreso principal. El ingreso principal es una medida que excluye todas las partidas no recurrentes que se registran como partidas separadas en el estado de resultados.

b) Implicaciones en el análisis

Los estándares contables requieren medidas alternativas del ingreso de manera que los usuarios puedan identificar los componentes sustentables y no sustentables del ingreso. Muchos analistas prefieren una medida del ingreso que corresponda a una de las medidas registradas, o alguna variación que excluya (o incluya) ciertas partidas. La discusión acerca de qué es lo que constituye la medida “correcta” del ingreso sigue en pie. Aquí se hace una advertencia contra tal discusión, por dos razones.

I) Primera, una medida correcta del ingreso no es posible sin especificar los objetivos del análisis. Como ya se ha observado, el ingreso realiza dos funciones importantes, pero diferentes: medir el cambio neto en el capital y proporcionar un estimado de la capacidad sustentable de generar utilidades. Es imposible que una sola medida del ingreso satisfaga ambos objetivos al mismo tiempo.

II) Segunda, las medidas alternativas del ingreso contable son resultado simplemente de incluir, o excluir, ciertas partidas. Esto significa que todavía son medidas contables del ingreso y están sujetas a distorsiones contables. En el mejor de los casos, estas medidas alternativas del ingreso contable son puntos de partida para el análisis contable más detallado necesario para estimar el ingreso sustentable. Por ejemplo, el ingreso integral es un punto de partida natural para determinar el ingreso económico.

c) Ingreso de operación e ingreso no operativo

I) El ingreso de operación

Es una medida del ingreso de una compañía derivado de las actividades de operación continuas. Hay tres aspectos importantes del ingreso de las operaciones.

• En primer lugar, el ingreso de las operaciones sólo corresponde al ingreso generado por las actividades de operación. Por consiguiente, cualesquiera ingresos (y gastos) no relacionados con las operaciones de negocios no son parte del ingreso de operaciones.

• En segundo, y relacionado con el primero, el ingreso de operación se enfoca en el ingreso para la compañía en conjunto, antes que para los tenedores de deuda y capital. Esto significa que los ingresos y gastos de financiamiento (principalmente gastos de intereses) se excluyen cuando se mide el ingreso de operación.

• En tercer lugar, el ingreso de las operaciones sólo corresponde a las actividades de negocios continuas. Lo anterior significa que cualquier ingreso o pérdida correspondientes a operaciones discontinuas se excluye del ingreso de operación.

II) El ingreso ajeno a las operaciones

Incluye todos los componentes del ingreso no incluidos en el ingreso de operación. En ocasiones es útil cuando se analiza el ingreso ajeno a las operaciones para separar los componentes correspondientes a las actividades de financiamiento de los correspondientes a las operaciones discontinuas.

III) Implicaciones en el análisis

La utilidad del ingreso de operación es el resultado de una meta importante en las finanzas corporativas. Es decir, al deseo de separar las decisiones de inversión (y de operación), como el presupuesto de capital, de aquellas decisiones de financiamiento, como la política de dividendos. A causa de esta meta, es necesario determinar una medida global del ingreso de la compañía que sea independiente de las decisiones de financiamiento y de inversión en valores de una compañía.

En la mayoría de los casos, el ingreso de las operaciones se puede determinar reorganizando la declaración de impuestos y haciendo los ajustes apropiados en cuanto a impuestos. A pesar de esto, en ocasiones es necesario basarse en ajustes más detallados utilizando la información de las notas. 

Por ejemplo, cuando una compañía tiene arrendamientos de operación, todas las utilidades se incluyen como un gasto de operación, aun cuando el pago del arrendamiento incluya un componente de interés. En este caso, el ingreso de operación se subestima, a menos que el analista estime el componente de interés y haga los ajustes necesarios utilizando la información de las notas.
DEJANOS UN COMENTARIO ()