Tipos de auditoria en una empresa | Auditoria Interna y Externa

En el presente artículo, el cual hemos realizado en colaboración con nuestros amigos de www.2x3.cl, describiremos los principales tipos de auditoría que existen y qué función desempeña cada una de estas en el desempeño de las organizaciones.

¿Qué es la auditoria?

La auditoría es el proceso de evaluación y determinación de objetivos y procesos financieros, administrativos, operativos y estratégicos de una organización con la finalidad de determinar que estos están en concordancia con los principios establecidos por las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) y que, además, cumplen con las normas y regulaciones correspondientes del país donde operan, así como con las normativas y objetivos de la organización de la que se trate.
De hecho, entre los objetivos de la auditoría, como se mencionó anteriormente, se encuentra velar por el cumplimiento de de las normas y regulaciones. Histórica y tradicionalmente, esta ha sido la razón principal por la cual las organizaciones auditan sus estados financieros y procesos financieros. 

Beneficios de una auditoría

Son multiples los beneficios brinda una auditoria, la auditoria es la base para la toma de decisiones de inversión y financiamiento.

* Una auditoria obliga a las empresas a ordenar y mejorar sus procesos y controles internos, generando eficiencias operativas y mejores prácticas en la ejecución de sus operaciones.

* Una auditoria aumenta la confianza de los accionistas, bancos  o entidades financieras ya que brinda información fidedigna de la situación financiera de tu empresa.

* Una auditoria es indispensable para tener acceso en forma eficiente al mercado financiero y de capitales o Bolsa de Valores.

Tipos de auditoría

Existen diferentes tipos de auditorias, a continuación mencionaremos las mas importantes:

1. Auditoria Externa

La auditoría externa se encarga de examinar y comprobar la veracidad y transparencia de los estados financieros de una determinada entidad. Es realizada por un auditor externo (independiente a la organización) y bajo el marco conceptual de normas internacionales como las NIIF. Las leyes corporativas de varios países contemplan auditorías externas anuales para empresas grandes. 

La necesidad de auditorías externas proviene principalmente de separar a la junta directiva, así como a sus empleados, del control de la información y evaluar la veracidad de esta. Dado que los directores son quienes reportan acerca del rendimiento de la empresa y su posición, los accionistas necesitan asegurarse de la veracidad de los estados financieros antes de confiar en ellos.

La auditoría externa brinda seguridad a los dueños de la empresa de que los estados financieros reportados por los directores están libres de errores.

La auditoría externa requiere estar avalada por algún organismo competente en el ámbito nacional o internacional en pro de mantener altos niveles de calidad y confianza en el ejercicio de la auditoría. 

2. Auditoria Interna

La auditoría interna es una evaluación voluntaria de las actividades realizadas por la misma organización, con la finalidad de evaluar la efectividad de sus normas de control interno, manejo del riesgo y gobierno corporativo para facilitar el alcance de los objetivos de la empresa.

La auditoría interna es realizada por empleados de la misma empresa, quienes reportan al comité de auditoría de la junta directiva, a diferencia de la auditoría externa, la cual es llevada a cabo por profesionales independientes a la organización y que reportan a los accionistas mediante un informe de auditoría. 

Al contrario que en la auditoría externa, cuyo alcance se limita a la información reflejada en los estados financieros, el trabajo de la auditoría interna es bastante amplio y puede abarcar cualquier asunto que afecte el alcance de los objetivos organizacionales.

La auditoría interna generalmente gira en torno a ciertas actividades, entre las cuales están las siguientes: 

● Monitorear la efectividad de los controles internos y proponer mejoras
● Investigar posibilidades de fraude o estafa
● Revisar el apego a leyes y regulaciones
● Revisar y verificar, cuando sea necesario, la información financiera y operativa
● Evaluar las políticas de manejo de riesgo y los procesos de la empresa
● Examinar la efectividad y eficiencia de las operaciones y los procesos

3. Auditoria Financiera

La auditoría financiera es la más común de todas por varias razones, incluido el hecho que la razón por la que existen las empresas es para hacer dinero, obtener utilidades y generar riquezas para sus accionistas. Esto significa que los inversionistas y otros accionistas deben saber si el negocio va como debería, de manera que su capital esté a salvo y generando el rendimiento deseado.

Además, las auditorías financieras son las más comunes debido a que cualquier discrepancia en los libros contables refleja un mal manejo de la empresa, lo cual afecta a casi todas las áreas, desde las operacionales hasta las estratégicas.

Las auditorías financieras son también el primer punto de evaluación en cuanto a si las empresas están brindando toda la información o están encubriendo algún aspecto que podría ser descubierto en una auditoría forense posteriormente. 

4. Auditoria Estratégica, Operacional y de TI

Este tipo de auditorías se han vuelto populares en los últimos años, principalmente por el aumento de la complejidad en los procesos organizacionales, así como de la estructura de tecnología de la información (TI), lo que hace que se necesite una evaluación adicional para determinar si las organizaciones están alineando sus procesos con estos acelerados cambios. Su objetivo central es aumentar el rendimiento de una compañía.

Además, las auditorías de TI se utilizan para determinar y evaluar la capacidad de los sistemas empresariales para cumplir con las metas y los objetivos de las organizaciones, además de su capacidad para manejar los riesgos y mantener las brechas de seguridad. De hecho, con el aumento en la naturaleza y variedad de los riesgos de TI, así como la creciente complejidad de las estructuras, este tipo de auditorías se ha vuelto tan común como las financieras y operativas.

5. Auditoria Forense

La auditoría forense es aquella en la que se investigan y auditan situaciones que podrían tener implicaciones legales. Las auditorías forenses pueden ser necesarias en las siguientes situaciones: 

Investigación de fraudes que involucran apropiación indebida de fondos, lavado de dinero, evasión fiscal e información privilegiada
Cuantificación de pérdidas en caso de reclamos de seguros
Determinación de la división de ganancias en caso de disputas 
Determinación de reclamos por negligencia asociada a la contabilidad

Los descubrimientos de una auditoría forense se pueden usar en un juicio como opinión de un experto en materia financiera. 

6. Auditoria de Sector público

Los organismos estatales e instituciones no lucrativas pueden requerir auditorías por exigencias legales. Su objetivo es revisar los estados financieros de las empresas e identificar cualquier tipo de irregularidad, como por ejemplo la evasión de impuestos, la financiación injustificada o el incumplimiento de las leyes laborales. En muchos países, las auditorías del sector público se llevan a cabo bajo la supervisión de un auditor general o un instituto responsable de promover la contabilidad transparente por parte del sector público y el gobierno, por ejemplo en España, dicha labor recae en el Tribunal de Cuentas.

Las auditorías del sector público incluyen el escrutinio de las actividades financieras de los organismos del estado para evaluar si han estado operando en pro del bien público y si sus procedimientos se han llevado a cabo de la manera adecuada a fin de promover la transparencia y el buen gobierno. En este sentido, la auditoría pública va un paso más allá que la auditoría financiera de empresas privadas, la cual solo se enfoca en la confiabilidad de estados financieros.

7. Auditoria Tributaria

Las auditorías tributarias se realizan para determinar la exactitud de las declaraciones de impuestos entregadas por una organización, por lo tanto, se utilizan para determinar cualquier exceso o subvaloración de sus obligaciones fiscales. 

En algunos casos, las empresas de cierto tamaño deben realizar auditorías para sus impuestos cada cierto tiempo, mientras que en otros lugares las compañías son escogidas aleatoriamente para que sus impuestos se auditen. 

8. Auditoria Social y Medioambiental

Este tipo de auditorías involucra la determinación de huellas ambientales que las empresas dejan como consecuencia de sus actividades. La necesidad de la auditoría ambiental ha percibido un incremento debido al alto número de compañías que entregan informes de sustentabilidad anuales, donde describen el impacto de sus actividades para el medioambiente y la sociedad, así como sus iniciativas para reducir las consecuencias adversas.

La auditoría ambiental ha proporcionado un medio para garantizar las declaraciones hechas en los informes mencionados. Si, por ejemplo, una empresa declara un nivel determinado de dióxido de carbono durante sus actividades, un auditor ambiental verificará la información mediante la recopilación de evidencia relevante. 

9. Auditoria de cumplimiento

En muchos países, las empresas están obligadas a realizar trabajos de auditoría específicos y distintos a los frecuentes para cumplir con leyes y requisitos especiales o particulares. Estos son algunos ejemplos de dichas auditorías de cumplimiento

● Verificación de reservas disponibles para la distribución a los accionistas previo a la declaración de dividendos
● La auditoría de declaración de activos y pasivos presentados por una empresa al momento de la liquidación
● La auditoría de costos en una fábrica para verificar el costo de producción en busca de determinar el precio máximo que asegure un margen de ganancia razonable para compañías que operan en sectores especiales
● Y, en general, cualquier actividad de auditoría que busque garantizar que una empresa o entidad cumple con la normativa legal que le corresponde.

DEJANOS UN COMENTARIO ()