-->

¿Qué es un Sistema de Pensiones? | Tipos, Ventajas y Desventajas

La jubilación es el acto administrativo por el que un trabajador en estado activo, ya sea por cuenta propia o ajena, pasa a una situación de estado pasivo, es decir a la inactividad laboral, esto puede suceder por diversos factores como: edad máxima, enfermedad crónica grave o alguna incapacidad.
La preguntas son: ¿Qué sucede cuando paso a un estado pasivo? ¿Cómo obtengo ingresos si ya no trabajo? ¿Cómo genero ingresos si no puedo trabajar? Para estos casos, cada país posee un sistema de pensiones que ayudan económicamente a la persona jubilada.

Es por eso, que el día de hoy aprenderemos:
1. ¿Qué es un sistema de pensiones?
2. Ventajas y Desventajas del Sistema de Pensiones
3. Tipos de sistemas de pensiones

¿Qué es un sistema de pensiones?

Un sistema de pensiones es la estructura de flujos que adopta un agente económico para cobrar una renta en la jubilación.

El Sistema de Pensiones es un mecanismo de protección social para proveer ingresos a las personas que pierden su capacidad de autogeneración debido a la edad avanzada (derechos y beneficios de vejez), discapacidad (derechos y beneficios de invalidez) o fallecimiento de una de las fuentes principales de ingresos de una familia (derechos y beneficios de sobrevivencia).

El concepto de pensión, normalmente asociado a una paga procedente del Estado, en realidad puede hacer referencia a cualquier cantidad de dinero que recibimos de forma regular. Esto es, puede ser cualquier cantidad monetaria que recibimos regularmente a razón de diferentes conceptos.

Ventajas y Desventajas del sistema de pensiones

Entre las ventajas más resaltantes tenemos:
  • Vejez tranquila: Los aportes que se realicen de forma mensual ayudarán a generar una pensión que le será entregado al jubilado. Con la pensión podrá disfrutar de su vejez sin tener la necesidad de trabajar, porque recibirá ingresos mensualmente de sus aportes.
  • Liquidez en la jubilación: Muchos países permiten que apenas una persona se jubile, este pueda solicitar el retiro de hasta el 100% de todo lo aportado, el fin es que la persona dueña de los aportes pueda administrar su dinero de ahora en adelante.
  • Mayores aportes, mayores pagos: El sistema de pensiones te permite que en algunos meses puedas aportar más y quizá en otros meses menos. A mayor aporte, mayor pago de pensión.

Entre las desventajas más resaltantes tenemos:
  • Reducción de tus ingresos mensuales: Los aportes son descontados de tu pago mensual, por lo tanto, tus ingresos se reducirán.
  • Comisiones del sistema de pensiones: Los sistemas de pensiones poseen comisiones, en algunos casos es un porcentaje del monto aportado por mes.
  • Pensión injusta: Existe mucha percepción de que las pensiones son injustas, debido a que son montos inferiores a lo esperado. Sin embargo eso solo dependerá de los aportes entregados.

Tipos de sistemas de pensiones

Los sistemas de pensiones pueden ser de varios tipos:

Según el ente regulador

Sistema de pensiones privado: Está estructurado íntegramente por una o varias entidades privadas. La forma y cantidad de pago dependerá únicamente de los aportes que haya generado. Por ejemplo, un banco, financiera, aseguradora. Su importancia dependerá de las coberturas que ofrezca el Estado.

Sistema de pensiones público: Está regulado íntegramente por el Estado. La forma y cantidad de pago dependerá de como este organizado el sistema.

Sistema de pensiones mixto: Está estructurado con parte privada y con parte pública. Por ejemplo, el Estado lo regula y realiza los pagos, pero la gestión del capital corre a parte de una entidad privada.

Según el sistema de pagos

Sistema de pensiones de reparto: Los trabajadores en activo, gracias a las cotizaciones sociales, pagan a los jubilados. Por tanto, el pago a los jubilados depende del empleo.

Sistema de pensiones de cuentas individual: La pensión depende de las aportaciones a esa cuenta individual. En la jubilación, la persona cobra a razón de su contribución individual.

Sistema de capitalización: Es un sistema basado en la acumulación de las aportaciones y los intereses que generan estos aportes. Suele estar relacionado con el ámbito privado. Realizamos aportaciones y esperamos obtener una renta futura con cierta rentabilidad.

Es importante destacar que cada tipo de sistema puede tener diferentes características que dependerán de la entidad privada o de las leyes que establezca cada Estado.

Sistema de Pensiones en Perú

El Sistema Peruano de Pensiones permite a los trabajadores dependiente o independiente, hacer aportes a un fondo con el fin de obtener una pensión desde el momento de su jubilación. Existe la opción de elegir entre dos sistemas de protección social: Sistema Nacional de Pensiones (SNP) y Sistema Privado de Pensiones (SPP)

Sistema Nacional de Pensiones

El SNP lo administra la Oficina de Normalización Previsional (ONP) y te otorga una pensión desde los 65 años, al culminar tu vida laboral. Para disfrutar de este beneficio monetario, debes hacer un aporte mensual equivalente al 13% de tu sueldo o ingresos por no menos de 20 años.

Sistema Privado de Pensiones

El SPP está a cargo de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y te permite acceder a una pensión de jubilación desde los 65 años, sin exigirte un periodo mínimo de aporte. Las AFP calculan el monto de dicho beneficio en base a tus aportes realizados y la rentabilidad generada en tu cuenta individual de capitalización (CIC). Además, puedes recibir tu pensión de manera adelantada bajo la modalidad de “Jubilación Anticipada Ordinaria”.

Asimismo, existe una institución que administra los fondos destinados a ofrecer una pensión a militares y policías:

Caja de Pensiones Militar-Policial
Si perteneces a las Fuerzas Armadas o la Policía Nacional del Perú, te ofrece una pensión renovable o no renovable cuando has cumplido con el tiempo de servicios mínimo que exige la ley.

Sistema de Pensiones en el mundo

Te mencionamos los sistemas de pensiones mejores vistas en el mundo.

Países Bajos

Se compone de tres pilares. Por un lado está la AOW, la pensión pública que recibe todo ciudadano a partir de los 65 años. Corresponde al 70% del salario mínimo interprofesional para aquellas personas que vivan solas y del 50% para los que vivan en pareja. De este modo, la pensión pública a recibir es de unos 1.150 euros netos en el primer caso y de unos 795 en el segundo.

Por otro lado, están los fondos colectivos de pensiones. Las empresas pagan cada mes contribuciones a los fondos de pensiones en nombre de sus empleados. Pese a que no son obligatorios, un 90% de los trabajadores en Holanda tiene uno.

Por último se sitúan los productos de pensiones individuales a los que recurren especialmente autónomos y empleados de sectores sin planes de pensiones colectivos. Eso sí, puede contratarlos cualquiera que lo desee.

Dinamarca

La pensión danesa ha sido utilizada durante los últimos años como ejemplo de sistema sostenible. En su caso, existe una pensión pública, la FolkePension, universal, basada en la residencia, no contributiva y financiada con cargo a los impuestos. Por tanto, en la nómina no se abonan directamente cuotas a la Seguridad Social si no que las pensiones se financian a través de lo recaudado en el impuesto sobre la renta.

No obstante, el principal pilar de la jubilación son los ATP. De carácter privado, es obligatorio para los empleados por cuenta ajena y voluntario para los empleados por cuenta propia. Con este sistema, los empleadores financian dos tercios, mientras que los trabajadores se encargan del restante.

Australia

Su sistema se basa en el principio de capitalización, es decir, tú mismo eres el que tiene que financiar tu pensión. De obligado cumplimiento y con ventajas fiscales, se realiza a través de una retención en la nómina que, en la actualidad, se sitúa en el 9,5% y se espera que llegue al 12% en 2025. Este dinero va a parar a fondos de pensiones que, de forma general, pueden elegir los propios trabajadores. Esta red de fondos de pensiones existente en el país, supera holgadamente el PIB. 

Además, las personas también pueden ahorrar de manera voluntaria a través de otros productos, una opción que usa el 20% de los australianos. Por otro lado, el Estado respalda con una renta pública a aquellos jubilados cuyos recursos estén bajo el umbral mínimo considerado. Tres cuartas partes de la población australiana reciben la pensión estatal ya sea total o parcialmente.
DEJANOS UN COMENTARIO ()