-->

Estrategias para el Tratamiento de Riesgos | Gestión de Riesgos

La gestión de riesgos es el proceso de identificar, analizar y responder a factores de riesgo a lo largo de la vida de un proyecto y en beneficio de sus objetivos. La gestión de riesgos se puede definir como el proceso de toma de decisiones en un ambiente de incertidumbre sobre una acción que va a suceder y sobre las consecuencias que existirán si esta acción ocurre.

Es por eso, que el día de hoy aprenderemos:
1. ¿Cuáles son las estrategias para el tratamiento de riesgos?
2. Estrategias de evitación
3. Estrategias de minimización

1. ¿Cuáles son las estrategias para el tratamiento de riesgos?

Existen dos estrategias para el tratamiento de riesgos, estas son:

  • Estrategias de evitación: Esta estrategia trata de minimizar la probabilidad de que el riesgo se presente en el proyecto. Para ello existen 4 opciones principales: transferencia, reducción, elusión , diversificación.
  • Estrategias de minimización: Esta estrategia trata de reducir el impacto del riesgo en el proyecto. Las estrategias de minimización se platean comúnmente cuando las estrategias de evitación han fallado o no son las adecuadas para el riesgo identificado, por tanto, el riesgo pasa a ser un hecho. En estos casos, deberá plantearse un Plan de contingencia, que intentará paliar los efectos negativos del riesgo, una vez éste ya se ha producido.

Veamos más a detalle cada una de estas estrategias.

2. Estrategias de Evitación

Una vez identificado y analizado los riesgos, se debe tener claro cuales pueden ofrecer una oportunidad y cuales suponen una amenaza para el proyecto. Dependiendo de ese análisis debemos elegir la mejor estrategia de evitación de riesgos para el proyecto.

Se dispone de 4 opciones para tratar de evitar que los riesgos pasen a ser una realidad negativa para nuestra empresa, estas son:

  • Transferencia: Esta estrategia representa el conjunto de procedimientos cuyo objetivo será eliminar el riesgo transfiriéndolo de un lugar a otro, es decir, no quedarnos con el riesgo. Por ejemplo, en vender un activo dudoso, vender linea de producción, contratar a una empresa especializada en un tema, etc. No en todos los casos es factible transferir el riesgo, pero si es posible hacerlo sin duda es la mejor opción.
  • Reducción: Esta estrategia busca reducir la probabilidad de ocurrencia de un riesgo, reducir sus consecuencias, o lograr ambos objetivos a la vez. La probabilidad de ocurrencia de un riesgo puede reducirse a través de controles de gestión, arreglos organizacionales, y procedimientos encaminados a reducir la frecuencia de que ocurra un error. Las consecuencias pueden reducirse asegurando o garantizando que todos los controles se encuentren en el lugar apropiado para minimizar cualquier consecuencia adversa.
  • Elusión: Esta estrategia tiene dos opciones para intentar eludir un riesgo: (1) No proceder con el proyecto o la actividad que incorporaría el riesgo, o (2) escoger medios alternativos para la actividad, que logren el mismo resultado y no incorporen el riesgo detectado. El problema de eludir riesgos es que podemos perder oportunidades de negocio, y además, otros riesgos no identificados inicialmente, pueden volverse más significativos.
  • Diversificación: Esta estrategia consiste en intentar extender el riesgo de un área en concreto, a diferentes secciones, con el fin de impedir la pérdida de todo el negocio. Son ejemplos de diversificación orientarse a nuevos mercados y proveedores, diversificar la lista de productos y servicios, etc.

3. Estrategia de Minimización

Las estrategias de minimización se aplican cuando los riesgos ya han producido sus efectos, por tanto, una realidad dentro del proyecto. En este momento, lo único que cabe es tomar medidas correctivas con el fin de minimizar las consecuencias generadas, estas situaciones producen retrasos en los proyectos, por lo que no son aconsejables, y sólo deben ser utilizadas como medida de emergencia.

La principal medida que se puede adoptar en estas situaciones, con el fin de paliar los efectos derivados de la realización del riesgo, son los Planes de Contingencia.

¿Qué es un plan de contingencia?

El plan de contingencia es un conjunto de procedimientos e instrucciones alternativos a las condiciones operativas normales de la empresa, de forma que se permita el funcionamiento de esta, a pesar de que algunas de sus funciones dejen de hacerlo por culpa de algún incidente o ciertas condiciones externas ajenas a la organización.

El Plan de Contingencia deberá estar basado en una evaluación de riesgos que permita identificar un conjunto de medidas y acciones básicas concretas de respuesta, que se deberían tomar para afrontar de manera adecuada y efectiva, posibles incidentes, accidentes y/o estados de emergencias que pudieran ocurrir tanto en las instalaciones como fuera de ellas.
DEJANOS UN COMENTARIO ()