Decisiones Programadas y No Programadas | Decisiones por categoría

Una decisión es una elección entre distintas opciones o posibilidades. Las decisiones se toman para resolver problemas o aprovechar oportunidades. La toma de decisiones es una capacidad puramente humana propia del poder de la razón unido al poder de la voluntad. Es decir, pensamiento y querer se unen en una sola dirección. La toma de decisiones muestra la libertad personal de cada ser humano que tiene el poder de decidir qué quiere hacer.

De acuerdo con una idea muy conocida de Simon, las decisiones en las organizaciones se dividen en dos categorías principales: programadas y no programadas.

DECISIONES PROGRAMADAS

Las decisiones programadas forman parte del acervo de soluciones de la organización. Resuelven problemas que ya se han enfrentado antes y que siempre son los mismos. En estos casos no es necesario hacer un diagnóstico, crear opciones o elegir un curso de acción original. Basta aplicar un curso de acción predefinido. Es decir, las decisiones programadas son las que un gerente, Líder o Jefe han encontrado y ya las ha tomado en el pasado.

Las decisiones programadas también pueden ser repetitivas o rutinarias debido a que su resultado fue exitoso en el pasado. Por lo general, no le toma mucho tiempo a un gerente, Líder o Jefe  para llegar a una conclusión cuando se enfrentan a una decisión programada relacionada con el negocio, porque el desafío no es nuevo. Como resultado, las decisiones programadas permiten a un gerente tomar decisiones simplificados y consistentemente eficaces.

Ejemplos de decisiones programadas

• Algunos ejemplos de decisiones programadas son políticas, algoritmos, procedimientos y reglas para tomar decisiones.

• Por ejemplo, el límite de crédito del cheque especial funciona como un préstamo automático. Cuando el cliente usa ese crédito, inmediatamente entra en acción una regla de toma de decisiones: los intereses empiezan a cobrarse. No es necesario que el cliente vaya al banco, pida el préstamo o se analice su caso. El procedimiento ya está listo para funcionar.

• Por ejemplo: en un lote de productos, cierta pieza está defectuosa. La empresa fabricante convoca a los propietarios para cambiarla. La convocatoria es la decisión programada para este tipo de problema.

Desde una perspectiva empresarial, una empresa puede crear una rutina estándar para el manejo de los problemas técnicos, problemas de servicio al cliente o asuntos disciplinarios. Los deberes de un empleado pueden convertirse en una rutina con la repetición, al igual que el proceso que un mecánico utiliza para solucionar los problemas del coche de un cliente.

DECISIONES NO PROGRAMADAS

Las decisiones no programadas se toman una por una para resolver problemas que las estandarizadas no logran solucionar. Son las situaciones nuevas a las que la organización se enfrenta por primera vez y admiten distintas formas de solución, cada una con ventajas y desventajas. Las situaciones de este tipo necesitan un proceso de análisis sucesivos, desde la comprensión del problema hasta la toma de una decisión. Es decir, las decisiones no programadas implican situaciones que son nuevas o novedosas y para los cuales no hay respuestas comprobadas que puedan ser utilizadas como guía.

Para estos casos el gerente, líder ojJefe debe tomar una decisión que es única para la situación y los resultados son una solución a la medida. Las decisiones no programadas generalmente toman más tiempo para realizarse, por todas las variables que un individuo debe sopesar, y por el hecho de que la información disponible está incompleta, por lo que un gerente no puede anticipar fácilmente el resultado de su decisión.

Ejemplos de decisiones no programadas

• Por ejemplo: Una persona puede tomar una decisión no programada cuando visita un nuevo restaurante, no está familiarizado con el menú y el menú está en un idioma que no entiende.

• Por ejemplo: una compañía está endeudada, vende poco y enfrenta una competencia feroz. Se propone una solución: reducir el número de empleados para bajar los costos, pero los sindicatos se oponen a ello. Esta situación es inédita y exige un proceso original de solución de problemas y toma de decisiones.

• Por ejemplo: Los creadores de las primeras computadoras personales tenían que tomar decisiones no programadas relativas al tipo de marketing a utilizar para atraer a los clientes que posiblemente nunca habían utilizado una computadora en el pasado.

• Por ejemplo: Las compañías de comida rápida también tuvieron que tomar una decisión no programada respecto a las preocupaciones de los consumidores sobre los altos contenidos de grasa y la falta de opciones de menú saludable.

Las decisiones programadas ahorran tiempo y energía intelectual, evitando así que los gerentes se desgasten en resolver problemas que ya han sido resueltos. Así pues, uno de los objetivos del proceso de decisión debe ser procurar el mayor número posible de oportunidades para crear decisiones programadas.
DEJANOS UN COMENTARIO ()